Posteado por: josewasinger | 13 abril, 2010

Debate concepto “mesoamérica” y “centros de peregrinaje andinos”

Rodríguez García Ignacio, “Mesoamerica, ese oscuro objeto del deseo” en Dimensión Antropológica nº19, INAH, 2009

Eechkout, Peter “Patrones de ocupación y peregrinaje en los centros monumentales andinos: el paradigma de Pachacamac” en Destiempos.com, Mexico, nº 15, Julio-Agosto 2008

En los estudios precolombinos se consolidaron paradigmas que si bien han posibilitado ricas elaboraciones historiográficas presentan limitaciones. Dos artículos  ofrecen miradas críticas al respecto, el de Rodríguez González Ignacio que debatía en el año 1997 con García Mora sobre el paradigma de “mesoamérica”. El otro, mucho más reciente, del 2008, pertenece al conocido arquéologo Peter Eeckout que discute la extrapolación del paradigma de Pachacamac a otros sitios. ¿Por qué juntar ambos artículos? Creo que es conveniente darnos ciertos momentos de reflexión de ciertos esquemas del saber que se han cristalizado, y estos dos son de importancia central para los estudios precolombinos.

El concepto de Mesoamérica sostiene el autor nació por doble necesidad en los años ´40, por un lado, para los investigadores fue un concepto muy fértil ya que  ofreció  el contexto general para todos los estudios arqueológicos aislados, permitió la comprensión global y unificar en procesos generales.  Kirchhoff fue quien impuso el nombre. Por otro lado, nació para el nuevo estado mexicano de Cárdenas, heredero de la revolución y de carácter populista, que buscaba legitimarse e identificarse con el campesinado indígena, para ello el concepto de Mesoamérica  posibilitaba coincidir los límites modernos de la nación mexicana con  la de esta macro área precolombina, por tanto la “nación” tenía raíces antiquísimas. Este concepto académico-político limitó la financiación estatal a proyectos arqueológicos que no  eran “mesoamericanistas”, la creación de la INAH, dirigida por Caso, estuvo orientada a fomentar las investigaciones que el Estado deseaba. Pero también este paradigma con el afán de extender su presencia en vastas zonas descuidó muchos temas que no encajaban dentro de esta macro explicación: como la cuestión de la cultura madre olmeca, o la influencia de Teotihuacan sobre el área maya. Es un hermoso artículo que merece ser leído y reflexionado, totalmente aconsejable. (Ver en http://www.dimensionantropologica.inah.gob.mx/?cat=126)

Respecto al área andina, las palabras de Eeckout son contundentes “mi ambición (es) sólo poner en evidencia el terrible dogma que representa el modelo de centro oracular y de peregrinaje” (el subrayado es nuestro). A partir del caso de Pachacamac como centro religioso de gran convergencia de caravanas durante el tawantinsuyu, fuertemente recuperado por la etnohistoria, y muy evidente en los restos arqueológicos, se impuso como modelo para explicar otros contextos históricos andinos previos a los incas, como Chavín de Huantar, Pacatnamú y Cahuachi (cultura nazca), y otros. E incluso creo que ha tenido mucha influencia incluso en las explicaciones para el área noroeste de la Argentina, en los trabajos de Tarttusi y Nuñez Regueiro sobre el centro de culto de alamito para la cultura de condorhuasi, como también su intepretación del valle de Tafi. Como dice el autor, si se repite el mismo esquema en la historia eliminamos la historicidad y la evolución de los procesos de cambio, pero a su vez, los registros arqueológicos han demostrado que son difíciles de aplicar  e incluso si empezamos por el mismo Pachacamac en el intermedio tardío, antes de los incas. De la revisión de cada caso, sin duda el de Chavín de Huántar  merece ser mencionado porque no sólo allí son muy claras las dificultades de la aplicación de este paradigma sobre otros casos, sino que los restos del lazón de Chavín y sus senderos subterráneos siempre han sido interpretados claramente con funciones oraculares. Paradójicamente, el sitio  no muestra evidencias de que había caravanas de larga distancia que acudían cuando funcionaba como centro oracular, en cambio cuando el sitio empezó a decaer y fue abandonado se inició la expansión de la famosa iconografía Chavín del horizonte temprano. Siempre se supuso que el peregrinaje de las elites desde puntos distantes al centro religioso volvían “cargados” de la iconografía Chavín y las reinterpretaban en sus áreas, lo que explicaría la amplia difusión de sus motivos estilísticos. En fin, es otro gran artículo que suscita el debate.PDF reinterpretación historia andina eeckhout

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: